La historia continúa. (O: Cómo llegué a Hattiesburg, Miss.) – @Resist_VZLA2017

Esta historia se ubica en el tiempo antes de Iniciar la carrera.

En el año 1972, debía terminar el bachillerato. Ya en ese año, había decidido la carrera que quería estudiar: Ingeniería Electrónica. No era malo en las matemáticas y me gustaba la física. Era muy bueno en el inglés. Me gustaban los retos y quería aprender.

Cuando arrancó el 5to año, mi padre me dijo: si sales bien, te enviaré a Estados Unidos para que estudies allá. En Florida está mi primo Eddy haciendo una maestría. ¡Tremenda responsabilidad pensé! Tremendo reto. También pensé que era una estrategia de mi padre para que me aplicara con más fuerza en los estudios.

Transcurrió el año y todo se desarrolló más o menos bien y con un promedio de alrededor de 15 puntos llegó el mes de Julio. Fui presentando todas las materias y aprobándolas. Al final me tocó presentar biología. Fui muy confiado a presentar el examen, pero se me escapó de las manos. Salí aplazado. Regresé a casa con el ánimo en el suelo. No había cumplido con el reto de sacar todas las materias y no podría viajar al exterior de acuerdo a lo ofrecido por mi padre.  Le informé a mi mama quien me dio animo diciéndome que podía sacarla en las reparaciones. Que me preparara. Pero sabía que no sería tan fácil, mi padre era muy estricto. Al llegar de su viaje le informé. Salió de casa sin decir nada y al regresar me dijo: he hablado con un profesor (uno de sus primos) de biología para que te ayude con la materia. Debes sacarla si quieres viajar.

Me fajé de una a estudiar con la ayuda del profesor y llegó septiembre. Presenté el examen y ¡BINGO!… Saqué 16.

Cuando le mostré las notas mi padre me dijo, prepárate para el viaje. Mi primo Eddy te esperará allá para guiarte en el curso de inglés. Ya estas inscrito.

El 17 de septiembre salí hacia Gainesville, Fla. Haciendo escala en Miami.  En el aeropuerto de Gainesville me esperaba el primo de mi papa Eddy. El reto era aprender el inglés. Durante el curso, estaría residenciado en las habitaciones de la universidad de Florida. Yo creía que no habría problemas por cuanto durante el bachillerato, era muy bueno en esa materia (Inglés).

Pasó el primer mes en el curso de inglés y yo aún nada que hablaba ni entendía nada. Como al mes y medio y “machacando” algunas palabras, le dije a la profesora que yo me iría de regreso a Venezuela por cuanto no avanzaba con el inglés. Mi papa estaba haciendo un gran esfuerzo para mantenerme allí y yo no estaba dando la talla.

Ella al parecer entendió la situación y me dijo: “come with me“. Y me hizo señas para que la acompañara y fuimos a su oficina. Una vez que cerró la puerta me dijo en perfecto español:  Yo aún no conozco al primer estudiante que haya aprendido el idioma en mes y medio. Tu curso está completamente pagado hasta diciembre. Te recomiendo que te quedes y presentes el examen del TOEFL en diciembre. Si no lo pasas, entonces puedes regresar a tu país. Pero creo que lo correcto es hacer el esfuerzo.

Así lo hice. Seguí unas recomendaciones adicionales que me dio ella y continué con el curso. Presenté en diciembre de ese año y saqué 454 en el TOEFL. Podía inscribirme en la Universidad de Florida. Sin embargo, siempre pensando en facilitarle a mi papa la situación, me inscribí en un Junior College (Santa Fe Comunity College) y comencé a estudiar fuertemente todas las materias de pre ingeniería. Era más económico que entrar directamente a la Universidad de Florida

Como al año de estar allí, supe que el instituto le había enviado a mi padre una correspondencia felicitándolo por las notas obtenidas por mí en el College.  Mi padre estaba muy contento y orgulloso. ¡Yo también!  y pensaba que ya tenía la ingeniería electrónica en la palma de la mano. Como al año y medio, me llamó mi papa y me dijo:  hijo, vas a tener que venirte. Ya no puedo sostenerte allá. La situación se me está poniendo muy difícil.

Regresé a Venezuela en junio de 1974. Y comencé a ver dónde podía estudiar, pero las universidades no aceptaban los cursos y materias que había tomado en el Junior College. Me puse a ayudar a mi papa con su trabajo.

En esa época, ya habían salido los Becas Gran Mariscal de Ayacucho. Mi papa me dijo: Con las notas que tú tienes debes tener chance de obtener una de esas becas. Busqué información sobre las becas y la Ingeniería Electrónica no estaba dentro de las prioridades del País, me explicaron que en la Simón Bolívar ofrecían la carrera y era muy buena. Las becas eran ofrecidas prioritariamente en carreras como Agronomía y Ingeniería y Arquitectura Naval. Lo que pensé fue: Aplico en Ingeniería Naval y al arrancar el primer semestre me cambio a Electrónica. El plan “B” era ir a la Simón Bolívar.

Apliqué a las becas. Y nada que salía. Ya cuando me iba a dar por vencido, me llamaron a una reunión en un edificio de la Plaza Venezuela, en Caracas. Solicitaban los documentos (cédula y pasaporte) y me entrevistaron rápidamente. Iría a estudiar inglés en un Instituto en Hattiesburg, Miss. Sale el próximo jueves me dijeron:

Así aterricé en el curso de inglés que ya conocen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s