La Llorona en Margarita (Terror en la hamaca) – @Resist_VZLA2017

Mi abuelo paterno era muy emprendedor. En Margarita tenia reses y tenía un molino donde los vecinos molían el maíz por una módica suma. Nosotros, todos caraqueños (solo una guaireña), cuando terminaban las clases en Julio, nos íbamos de vacaciones a la Isla. Nuestro padre era un orgulloso margariteño.

No estábamos acostumbrados a convivir y lidiar con las reses, pero cuando viajábamos a Margarita, nos involucrábamos con entusiasmo en el proceso de buscarlas en el monte, llevarlas a la casa de mi abuelo para ordeñarlas y regresarlas al monte donde pastaban.

Nuestras tías en Margarita eran medio mal intencionadas. Sabían cómo asustarnos de la manera más eficiente. Yo, con alrededor de 10 años, no dudaba de lo que decían mis tías. Mientras estábamos sentados en la acera frente a la casa, nos contaban cuentos de un fantasma llamado La Llorona ya entrando la noche y eso pues…. nos mantenía despiertos, esperando que el fantasma pasara por el frente (calle El Sol de Juangriego) y se alejara de la zona para dormir tranquilos. Supuestamente, esta señora caminaba alrededor de las 12 de la noche por la calle principal, llorando todo el tiempo y si encontraba a algún niño en el camino lo desaparecía, se lo llevaba. También, si encontraba una puerta abierta en alguna casa, entraba y buscaba a los niños de la casa y se los llevaba con fines inconfesables. Los desaparecia. Esa era la rutina (según mis tías) de este fantasma que salía todas las noches desde la población de Tacarigua y llorando, caminaba todo ese trayecto buscando niños.

Uno de esos días en Margarita, y no recuerdo la razón, no se pudo llevar el ganado donde se hacía regularmente y se quedaron todas las reses en el patio de la casa del abuelo debidamente amarradas para que no deambularan en el patio.

Dormíamos en hamacas en el pasillo de la casa que, en uno de sus lados, estaba abierto al patio. Mis hermanos y yo nos acostamos temprano después del susto del cuento de La Llorona y nos quedamos tranquilitos, esperando que llegara el sueño, no hablábamos. No nos movíamos. Esperábamos quedarnos dormidos y despertar ya con la luz del nuevo día.

No sé si mis hermanos estaban despiertos en ese momento, pero de repente comencé a oír pasos, pisadas muy fuertes que se acercaban muy despacio hacia las hamacas y de forma automática cerré los ojos fuertemente asumiendo que era La Llorona que se había metido dentro de la casa…Ella sabía que estábamos allí. Pensé.

Con los ojos cerrados pero el oído muy abierto, y el corazón a punto de explotar, le hacía seguimiento a los pasos que se acercaban, pasos lentos pero fuertes y seguros. Pasos de alguien (La Llorona) buscando a alguien específico. En mi mente La Llorona buscaba a alguien en específico porque se detenía cerca de cada hamaca y luego continuaba su camino a la próxima… lentamente…

Venia la mía. No sabía si gritar o salir corriendo. Pero habiendo oído con atención el cuento, sabía que no podría escaparme. Pasaron segundos que parecían una eternidad y de repente oí la respiración muy cerca de mí. Estaba muy cerca de la hamaca.

¡Viene por mí! Pensé. La hamaca se movió con un temblor aterrador. Aun no sé si era yo quien temblaba o era La Llorona que intentaba llevarme.

Creo que en ese momento dejé de existir porque no tengo memoria de lo que sucedió después. La Llorona no se movía. Pensé que esperaba que yo me moviera para arrancarme de la hamaca y salir corriendo. ¡Ya estaba yo a punto de gritar! Apreté los ojos y esperé el zarpazo final pero…

Después de un rato, mi abuela le gritó a mis tíos: ¡AMARREN ESOS ANIMALES QUE SE SOLTARON!

FIN

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s